viernes, 2 de marzo de 2012

Sin título. La feria llega a la ciudad y abandona el barco

¿Recuerdas cuando querías ser viajante
para ver la vida pasar tras cristales encortinados
en hoteles de las afueras?
¿Recuerdas cuando pedías a gritos la reunión,
la distancia entre tu escritorio y el mío?
¿Recuerdas el momento de ese avión que no partió
nunca pero se elevó miles de metros sobre
nuestro suelo?
¿Recuerdas la vuelta entre las tormentas y los cielos
rasos donde descansaban tus piernas
entre las mías?
¿Recuerdas que el mañana era la ropa interior
y el sexo una manzana?
¿Recuerdas cuando Mika no existía y éramos
felices?

1 comentario:

  1. Nada puede poner distancia entre lo que somos y nuestros remordimientos.

    ResponderEliminar